Historia de Jose

Cuando el médico dijo “edentación”, Jose entendió de inmediato de qué se trataba, aunque nunca había escuchado esa palabra: iba a perder los dientes. Quizás no fue su mayor problema (el reciente divorcio, la confusión que estaba pasando su hijo mayor, la enfermedad de la madre tampoco era poca cosa), pero fue el que llenó la taza, como dicen. «Esto ya no puede continuar», se dijo. Tenía que cambiar algo. ¡Con rapidez! Y decidió iniciar su revolución personal con los dientes: es decir, ponerse implantes, como le aconsejó el Doctor. Y tal vez dejar de fumar.

La decisión tomada se vio reforzada por las garantías dadas por el médico que hizo añicos sus miedos. ¿Qué pasa si la cirugía es complicada y dolorosa? El médico le aseguró que no era así, sino al contrario, ligera y rápida: prácticamente, en un día, podría tener dientes nuevos y sanos. Pero, ¿y si los implantes no duran? «Hm, depende de los implantes que elija …» os implantes de calidad, calidad alemana, especificó el médico, son seguros … ¿Necesitará una baja médica? ¡No! ¿Y cuándo podrá comer después de la cirugía? ¡Justo después de que pase la anestesia! Con la mención, que era de esperar, que durante los dos primeros meses la dieta debe ser de consistencia blanda. . Y ¿El precio? Se le comunicó previamente, con la seguridad de que una vez iniciado el tratamiento no habrá gastos imprevistos. Pero el argumento más fuerte fue que, gracias a la tecnología avanzada actual, puede tener implantes y dientes fijos el mismo día.

Y llegó el día de la operación, El Día Z, como lo llamó Jose. Siguiendo los consejos del especialista a pesar de las inevitables emociones, durmió bien el día anterior. Comió bien. Por la mañana, luego de un adecuado saneamiento de la cavidad bucal, con el corazón latiendo en el pecho pero no de miedo, sino por la euforia del codiciado cambio, se dirigió al consultorio dental.

La operación, en sí misma, fue tan fluida y cómoda que, después de eso, Jose se asombró de la facilidad con que había cambiado de vida. Eso se debe a la profesionalidad y atención del equipo médico: durante la operación, él siempre estuvo en el centro de la atención del equipo, recibió la seguridad de que la operación podría tomar un descanso en cualquier momento a su solicitud y la comodidad fue proporcionada por la anestesia local. Debido a que no hubo necesidad de anestesia intravenosa, lo que tampoco planteó dificultades, al ser realizada solo por un anestesiólogo, la operación duró menos de lo esperado y no necesitó que lo llevaran a casa.

. .

Después de la sutura a lo largo de los seis implantes, la cirugía terminó. Siguió la fase protésica de restauración inmediata de los implantes, con trabajo prefabricado (opción preferida para el trabajo que el técnico dental realiza extemporáneamente).

Estando consciente y relajado durante toda la operación, Jose tuvo que luchar solo con la impaciencia de volver a disfrutar de la vida: había tantas cosas que podía hacer de nuevo, como antes sin angustias y restricciones impuestas.

Luego de la emoción que generó este evento que vio como un reinicio de su vida, el segundo sentimiento poderoso que experimentó Jose fue la sorpresa por la diferencia entre lo que esperaba de la operación y cómo fue en realidad. La intervención terminó más rápido de lo que imaginaba y una hora o dos después tuvo la sensación de que tenía la cara hinchada, pero los dolores fueron manejables con la ayuda de los medicamentos antiinflamatorios que el equipo médico le dio de inmediato. Por seguridad, le recetaron un antibiótico y le pidieron que mantuviera una bolsa de hielo en el lugar donde se estaba trabajando. Le dijeron que después de dos días estaría más hinchado, pero luego las cosas volverían a la normalidad.

También le sorprendió que sus dientes, aunque rectos y alineados, parecían grandes por dentro, pero con paciencia, el médico explicó que el cuerpo táctil más sensible, la lengua, percibiría cualquier cambio en el tamaño de los dientes. Además, en el próximo periodo, es importante que los implantes que ha recibido hoy funcionen de forma conjunta y que la obra protésica provisional, aunque se pueda fracturar, se pueda reparar de inmediato en la clínica y es importante que permanezca en una sola pieza. Al final, el médico también le dijo que es muy importante permanecer en conexión permanente y anunciar de inmediato cualquier problema que pueda surgir durante este tiempo.

Estaba claro: tomó una buena decisión cuando se enteró de la edentación. Es cierto que ahora tenía más cuidado: se limpia e higieniza la boca dos veces al día, lo que antes era un tormento, cepillarse los dientes móviles, ahora es un placer sentir el frescor en la boca.

El cambio que atravesaba Josei era tan evidente que un vecino con el que jugaba backgammon por la noche superó su vergüenza y le preguntó sobre la cirugía y el gabinete donde lo habían realizado.

Dos meses y medio después de la intervención, tal como le dijo el médico, se rompió el provisional. Estaba advertido y eso no le causó ninguna angustia. Regresó a la clínica dental, donde las mismas personas repararon su trabajo en el acto y lo invitaron a comunicar de inmediato cualquier otro evento de este tipo. Así, Jose se enteró de que existen diferencias entre las raíces dentales y los implantes: el implante es completamente rígido en el hueso, mientras que el diente tiene una movilidad que es normal.

Luego siguió el trabajo final y definitivo, cuando nuevamente se alegró de no haberlo esperado sin dientes. El material para la obra definitiva fue cuidadosamente elegido y cada paso de su realización fue ejecutado con un cuidado reconfortante.

La nueva vida, la mejora de su situación ocurrió inmediatamente después de la cirugía, cuando descubrió que los movimientos conocidos de los dientes ya no son dolorosos porque ahora todo está arreglado y la halitosis, ese olor tan vergonzoso que se sentía hasta entonces, desapareció. Ya tenía serias razones para sonreír.

Y después de dos meses, cuando fue capaz de aumentar gradualmente la consistencia de la comida, encontró otros motivos de alegría: la paella del domingo, después de tanto tiempo anhelaba, comer pipas mientras miraba el partido o disfrutar de los dulces cuyo sabor que casi se le olvida …

Con los implantes instalados, Jose solo necesitó hacer una visita anual al dentista, para evaluar la calidad de su atención dental y realizar un examen radiológico, en el plano médico. En el plano médico, por supuesto. En lo que respecta a su vida, Jose tenía muchas cosas que hacer. . Redescubrió el placer de explicar a los estudiantes el teorema de Fermat. Redescubrió muchas alegrías que hace sólo unos meses temía haber perdido para siempre … .

[wpex_timeline style=»wide_img» alignment=»sidebyside» ids=»6754, 6764, 6766, 6768, 6770″ count=»5″ cat=»81″ order=»ASC» start_label=»abc» end_label=»xyz» show_history=»1″ full_content=»1″ hide_title=»1″ animations=»fadeInUp» class=»andrei» img_size=»full» lightbox=»1″ page_navi=»inf» posttype=»post»]